Skip to main content
People wait to get tested for Covid-19 in Hyderabad, India. A crowd stands before two health care workers.

Entrevista: La crisis de los derechos humanos detrás de la oleada de Covid-19 en la India

Personas esperan para hacerse la prueba del Covid-19 en Hyderabad, India, el 25 de abril de 2021. © 2021 AP Photo/Mahesh Kumar A.

El virus Covid-19 se está extendiendo por la India, lo que ha provocado un número récord de nuevos casos, con una escasez trágica de medicamentos, oxígeno y vacunas. Amy Braunschweiger habla con la directora de Asia Meridional, Meenakshi Ganguly, sobre cómo esta crisis humanitaria está sacando a la luz los problemas de derechos humanos subyacentes en la India, y lo que hay que hacer. 

¿Cuál es la situación en la India en estos momentos debido a la pandemia de Covid-19?

Es devastadora. Llevamos un año recibiendo noticias de colegas y amigos de todo el mundo, ya sea desde Londres, Nueva York o São Paulo, que se han visto terriblemente afectados. Muchos han perdido amigos o han enfermado ellos mismos. Pero lo que es realmente difícil es que la India no tuvo ese mismo nivel de casos graves en el año 2020, y tal vez las autoridades comenzaron a sentir que la amenaza había terminado, y por eso simplemente no se prepararon. Ahora la gente en la India se está muriendo de Covid-19 porque no están recibiendo la atención hospitalaria, los medicamentos o el suministro de oxígeno que necesitan para luchar contra la enfermedad. Las carencias continúan incluso después de la muerte: la gente ha de esperar horas en la cola para incinerar o enterrar a sus seres queridos. Aunque la India ha tenido un año para recomponerse y aprender de las experiencias de todo el mundo, el gobierno dirigido por el primer ministro Narendra Modi parece no haberlo hecho. Por eso es tan duro. Se podrían haber salvado muchas vidas.

 

¿En qué medida ha agravado la crisis la represión por parte del gobierno de las críticas?

Al gobierno de Modi parece importarle más su imagen que la propia crisis. Hay noticias sobre reuniones de altos funcionarios para controlar la narrativa en torno a la crisis del Covid-19. Cuando el abogado del gobierno de Delhi se quejó de la escasez de suministros, el fiscal general de la India le dijo que dejara de ser “un niño llorón”. El ministro jefe de Uttar Pradesh plantó la posibilidad de utilizar la draconiana Ley de Seguridad Nacional del país contra las personas que denuncian en las redes sociales la falta de suministros. Las autoridades de Uttar Pradesh llegaron a presentar cargos penales contra un hombre que apeló en Twitter a la búsqueda de oxígeno para su abuelo moribundo. También enviaron avisos de denuncia a tres periodistas por informar que los funcionarios de un distrito aquejado por el virus habían desviado algunos suministros de oxígeno a otro lugar.

El Tribunal Supremo intervino y dijo que tratará como desacato cualquier acto de la policía contra cualquier ciudadano que pida ayuda en las redes sociales. Pero, en realidad, si las personas, incluido el personal sanitario, se sienten obligadas a autocensurarse, ¿cómo van a saber las autoridades quién necesita ayuda?

El gobierno de la India, liderado por el Partido Bharatiya Janata (BJP), tiene una amplia mayoría en el parlamento y debería defender los derechos con seguridad. Sin embargo, cuando se le critica por sus fracasos, se ensaña con cualquier cosa que pueda hacer mella en su imagen. Pero esto es una pandemia. Solo se puede ocultar a la gente que está muerta y agonizando durante un tiempo. El gobierno no debería preocuparse por las relaciones públicas en este momento. Debería concentrarse en salvar todas las vidas de forma equitativa.

¿Qué debería hacer el gobierno?

Con la ayuda que llega de todo el mundo, el gobierno debería garantizar una distribución adecuada de la asistencia para superar la escasez de suministros médicos. Recientemente se ha informado que los gobiernos estatales se preguntan qué está pasando con la ayuda que ha llegado. Esta ayuda internacional es competencia del gobierno central.

Estamos especialmente preocupados por las zonas rurales. El temor es que las personas que participan en los recientes mítines electorales, festivales religiosos y otras grandes reuniones se dirijan a sus casas en las zonas rurales y lleven el virus consigo. Si el virus se propaga en los pueblos, podría ser desastroso. La infraestructura sanitaria de la India rural está mal equipada para hacer frente a esta mortífera propagación del Covid-19, a menos que el gobierno actúe inmediatamente proporcionando los recursos y suministros médicos necesarios.

Algunos de esos concurridos mítines electorales, encabezados por importantes líderes, incluido el primer ministro, fueron ampliamente transmitidos por televisión. Esto ocurría al mismo tiempo que los expertos en salud pública recomendaban prácticas seguras. Esto envía un mensaje contradictorio al público. Los dirigentes tienen que salir a decir que la celebración de concentraciones masivas fue una decisión equivocada, que hay que hacer pruebas y tomar otras medidas para reducir la propagación del virus, y que hay que seguir las medidas de protección, incluido el uso de mascarillas. Deben promover la vacunación y hacerla ampliamente accesible. Pero ese mensaje significa admitir un error. Y no estamos escuchando eso.

La India está densamente poblada. La gente vive codo con codo en muchas partes del país. Así que intentar gestionar prácticas seguras es difícil y el Estado debe reconocer las dificultades a las que se enfrentan las personas, y poner mucha más energía en apoyarlas a gestionar su vida de forma segura.

La India sufre una grave escasez de suministros médicos, entre ellos el oxígeno. ¿Cómo ha sucedido esto?

La escasez, según las autoridades, tiene más que ver con la distribución que con los suministros reales. Pero en caso de que sea así, ¿por qué no se ha arreglado aún la cadena de suministro? ¿Por qué la gente sigue buscando medicamentos y oxígeno? Tal vez, al principio, las autoridades no se dieron cuenta de la rapidez con la que podía propagarse la pandemia, a pesar de saber lo que ocurrió durante la segunda ola en Europa y otros lugares. Pero a la India no le faltan recursos. Por ejemplo, el Fondo PM-CARES recaudó enormes subvenciones para respaldar la respuesta del gobierno a la pandemia. Sin embargo, el gobierno no ha sido transparente en cuanto a la forma de emplear el dinero, lo que hace que la gente se pregunte por qué están tardando tanto en resolver estos problemas. Nos preocupa que el gobierno se haya centrado inicialmente en negar u ocultar las malas noticias en lugar de establecer sistemas y organizar consultas con expertos para dar una respuesta rápida y eficaz.

India es el mayor fabricante de la vacuna contra el Covid-19, pero sólo el 2% de los indios están totalmente vacunados y las materias primas para fabricar las vacunas se están agotando. ¿Cómo puede ayudar la comunidad internacional?

India quiere ser vista como la “farmacia del mundo”. Pero durante una crisis sanitaria mundial tan grave, esperar que la fabricación india pueda por sí sola proporcionar vacunas para sí misma y para decenas de países en desarrollo es simplemente insostenible.

La India tiene una capacidad de fabricación sin explotar. Pero las complejas normas mundiales de propiedad intelectual y comercio, junto con las prácticas de concesión de licencias exclusivas de las empresas farmacéuticas, han reducido considerablemente la capacidad de acelerar la producción.

Human Rights Watch y muchas otras organizaciones apoyan una propuesta presentada por Sudáfrica e India en octubre de 2020 para renunciar a algunos derechos de propiedad intelectual de productos médicos hasta que el nivel de vacunación en todo el mundo sea suficientemente alto. Estados Unidos y Nueva Zelanda acaban de comprometerse a apoyar esta solicitud de exención. Esperamos que más países abandonen también su oposición y actúen con rapidez y transparencia para concretar una exención sólida.

Cuando estalló la pandemia de Covid-19, el gobierno de la India dejó de permitir la exportación de vacunas para poder satisfacer las necesidades nacionales, lo que tuvo graves repercusiones, limitando o retrasando el suministro a decenas de países. Esto incluye a los gobiernos que esperaban recibir suministros de un fabricante indio, el Instituto del Suero de la India, en el marco de una iniciativa de suministro de vacunas a nivel mundial denominada COVAX.

Por supuesto, si se hubiera renunciado rápidamente a los derechos de propiedad intelectual cuando la India y Sudáfrica lo propusieron por primera vez, quizás ahora habría más vacunas disponibles para todo el mundo. Una lección que nos ha enseñado la pandemia es que el virus no respeta las fronteras. A la comunidad internacional le interesa vacunar rápidamente al mayor número posible de personas en todo el mundo.

¿Qué pueden hacer los gobiernos interesados para ayudar a la población de la India?

Los gobiernos interesados pueden adoptar una serie de medidas que ayuden a la India a hacer frente a la pandemia del Covid-19.

La ayuda que llega a la India es considerable. Pero los gobiernos pueden presionar para que haya una rendición de cuentas estatal que garantice que está llegando a las personas que más la necesitan.

El gobierno debe eliminar las restricciones existentes que impiden a las organizaciones nacionales recibir subvenciones y ayudas extranjeras. Las medidas reguladoras que han impedido a los grupos indios recibir financiación extranjera crucial han limitado gravemente su capacidad para ayudar a las comunidades a las que apoyan a hacer frente a la pandemia.

La comunidad internacional también debería preguntar al gobierno acerca de la protección de los derechos humanos, especialmente el derecho a la libertad de expresión. Las autoridades han acusado repetidamente a los críticos pacíficos del gobierno de sedición y otros delitos. Y, al mismo tiempo, han protegido a los partidarios del gobierno que incitan al odio y la violencia contra los grupos marginados.

Mientras los casos de Covid-19 se disparan en las abarrotadas cárceles, los gobiernos extranjeros deben pedir a las autoridades indias que sigan las directrices de las Naciones Unidas que podrían ayudar a reducir la población carcelaria y disminuir la propagación del Covid-19. También deben pedir la liberación inmediata de los defensores de los derechos humanos y otros activistas detenidos por cargos por motivos políticos.

La comunidad internacional también debe presionar al gobierno indio para que ponga fin a sus políticas abusivas y discriminatorias dirigidas a las comunidades minoritarias, especialmente a los musulmanes.

El gobierno debe tomar medidas para atender las necesidades de los dalits, las comunidades tribales y otros grupos marginados que tienen más probabilidades de perder sus medios de vida o de tener limitado acceso a la atención sanitaria durante la pandemia.

El gobierno indio tiene que hacer un reajuste para garantizar que todos los habitantes de la India tengan la ayuda que necesitan para sobrevivir a la pandemia. Para las autoridades, esto significa mirar más allá de las diferencias ideológicas y centrarse en cambio en ser buenos administradores, competentes e imparciales.

La pandemia ha puesto de manifiesto la escasez de suministros cruciales para salvar vidas y que los donantes de la India pueden hacer mucho por solucionar. Pero esta crisis humanitaria también ha revelado las deficiencias en materia de derechos humanos que el gobierno indio debe abordar para garantizar que la pandemia pueda contenerse con éxito.

*Esta entrevista ha sido editada y resumida.

 

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.

Región / País